iNFO XXI

Compartir

¿Todas las bacterias son malas?

Desde la antigüedad se han estudiado las bacterias y desde entonces se sabía que estas eran las causantes de enfermedades como la sífilis, el cólera, la difteria, la lepra, las caries entre otras y recibieron especial atención con la tuberculosis.

Actualmente se conocen casi 16 mil especies de bacterias, pero sólo el 3% nos pueden enfermar. El otro 97% son inocuas. Lo que significa que son beneficiosas, pueden protegernos contra sus parientes peligrosos que causan enfermedades desplazándolos en el intestino, produciendo ácidos que inhiben su crecimiento y estimulando el sistema inmunológico para combatirlos.

Nuestro cuerpo posee más bacterias que células y no todas ellas son malas, por el contrario, las necesitamos para vivir la mayor parte de ellas se encuentran el tracto digestivo tales como:

Lactobacillus: son bacterias probióticas que fermentan los carbohidratos complejos indigeribles y convierten las proteínas de la leche en ácido láctico, contribuye a los mecanismos digestivos, transformando la fibra en metabolitos beneficiosos. Existen más de 50 especies diferentes de lactobacillus beneficiosos que puede entre otras acciones bloquear el crecimiento de Helicobacter pylori, mejorar la barrera del sistema inmunológico ayuda a prevenir el eccema en los bebés

Bifidobacteria lactis: mejora los niveles de colesterol en mujeres y en personas con diabetes tipo 2.

Streptococcus thermophilus: estas bacterias producen la enzima lactasa, que el cuerpo necesita para digerir el azúcar de la leche y otros productos lácteos.

Saccharomyces boulardii: es en realidad un tipo de levadura, pero actúa como probiótico. Algunos estudios lo han encontrado útil para prevenir y tratar la diarrea del viajero, así como la diarrea causada por antibióticos. También puede ser útil para tratar el acné y reducir los efectos secundarios del tratamiento con antibióticos para la bacteria H. pylori.

En conclución las bacterias ayudan a muchos animales a digerir los alimentos, ayudan a los árboles a crecer y son importantes en el reciclaje de nutrientes en el medio ambiente. También se utilizan en aplicaciones biotecnológicas para producir de todo, desde alimentos hasta energía y agua potable.

 

Compartir

  • Si te gustó el contenido no dejes de compartirlo en redes sociales