iNFO XXI

Compartir

¿Puede la memoria engañarnos?

No recordar algo en determinado momento es una situación normal, incluso necesaria, pues de este modo evitamos acumular una excesiva cantidad de información sin utilidad. Imaginemos por un momento que fuésemos capaz de recordar absolutamente todo lo que hemos aprendido y vivido a lo largo del tiempo, tal saturación de información no nos permitiría llevar una vida normal; por esa razón, intentamos recordar solo lo más importante.

El olvido puede tener varias causas:

  • Caducidad: Los datos almacenados pueden ir desapareciendo con el paso del tiempo.
  • Problemas de acceso: A veces no podemos tener acceso al contenido de nuestra memoria, especialmente si el estrés nos afecta.
  • Eliminación: Aparece en el caso de informaciones dolorosas, frustrantes y molestas y cuando se han vivido situaciones extremas o traumáticas.

Desde el momento en el que recibimos e interpretamos la información, pasando por el almacenamiento y finalmente por la exposición del recuerdo, esta muchas veces se ve modificada. Dicha alteración puede ser involuntaria y espontánea, o, por el contrario, puede ser inducida de manera externa. La razón por la cual los recuerdos sean tan maleables, radica en la gran cantidad de información que hay que captar en un momento, nuestros sistemas perceptivos son incapaces de registrar todo en nuestro entorno, esta información la recibimos a través de nuestros sentidos, pero quedan espacios vacíos en ellos.

De este modo, cuando recordamos algún evento o situación, nuestra memoria tiende a llenar esos espacios vacíos con lo que conocemos sobre el mundo, por lo tanto, lo recordado no necesariamente es preciso. Los "falsos recuerdos”, son importantes para conocer como nos diferenciamos a nivel cognitivo, y teniendo presente esto, nos permite entender por qué recordamos las cosas de diferente manera.

Hay situaciones en la que nuestra mente nos protege utilizando la pérdida de memoria como mecanismo de defensa o protección; por ejemplo, en situaciones traumáticas como abusos o muerte, se tiende a olvidar el evento hasta que alguna situación que guarde relación con el mismo, evoque ese episodio borrado. El experto Christopher French, de la Universidad de Goldsmiths de Londres, dice que hay una falta de conciencia de lo poco confiable que es la memoria, especialmente en los sistemas legales, pero Sergio Della Sala, experto en neurociencia cognitiva de la Universidad de Edimburgo, en Reino Unido, nos dice: los falsos recuerdos, son señales de un cerebro saludable. "Son subproductos de un sistema de memoria que funciona bien, que puede deducir muy rápido".

Compartir

  • Si te gustó el contenido no dejes de compartirlo en redes sociales

 

BUSCADOR