iNFO XXI

Compartir

¿Cómo quitar el óxido de las superficies con ingredientes caseros?

Aprende a como quitar el óxido de las telas, metales y suelos

El óxido es una capa de color rojizo que se forma en la superficie del hierro y otros metales a causa de la oxidación provocada por la humedad o el contacto directo con el agua. Pasa a los otros objetos al estar en contacto con los mismos. Este compuesto químico al permanecer en las zonas donde apareció corroe y le resta tiempo de vida útil a los objetos.

Lo primero que debes saber es que para eliminar el óxido se debe usar algún tipo de ácido, existen ácidos con diferentes características y no todos tienen la misma fortaleza, pues, puede ser tan simple como el sumo del limón.

La mejor forma de combatir el óxido es prevenirlo, manteniendo secos los objetos metálicos. Por supuesto, esto no siempre es posible. Es por ello que te explicamos cómo quitarlo de las superficies.

 

De las telas:

Existen ingredientes caseros que se pueden utilizar para eliminar las manchas de óxido de la ropa y de otros textiles como por ejemplo el bicarbonato de sodio, el vinagre, la sal, entre otros.  

Resulta que por medio de la fusión del bicarbonato con vinagre blanco y sal puedes quitar el óxido de la ropa. Aplica la mezcla directamente sobre la mancha, deja secar la prenda al sol y revisa que la mancha se haya desvanecido. Luego, lávala como de costumbre. Si no tienes vinagre blanco a la mano puedes sustituirlo por zumo de limón.

De los metales:

¡Lo primero que se debe hacer es frotar! simplemente restregar la superficie oxidada con un paño de lana, papel de lija, un cepillo de alambre o incluso una bola arrugada de papel de aluminio. Si el metal no se ha oxidado demasiado, un poco de esfuerzo será de gran ayuda. Pero incluso si el óxido es profundo, es una buena idea eliminar las escamas externas de óxido primero, antes de usar otros métodos.

Luego puedes sumergir la pieza oxidada en alguno de estos productos:

Vinagre blanco: El ácido acético en este producto doméstico común es lo suficientemente ácido como para disolver el óxido, incluso el más rebelde. Puede remojar cosas pequeñas como aretes, pernos y tornillos luego frotarlas sobre una superficie con un paño viejo. Asegúrese de enjuagar bien los artículos después de que el óxido se haya disuelto, ya que el vinagre que queda en el metal podría dañar la superficie.

Bonus: usar el vinagre caliente resulta ser mucho más eficiente.

Zumo de limón: sumerja la pieza oxidada en el sumo de limón puro sin diluir y déjelo de 2 a 3 horas, no lo deje reposar por mucho tiempo o podría causar daños. Limpia el jugo y enjuaga. Intente mezclar jugo de limón con un poco de ácido cítrico o sal para obtener una solución extra fuerte. No solo estarás libre de óxido, sino que todo lo que estés limpiando huele a cítricos.

Coca-Cola: ¡sí, así como lo lees! Las bebidas gaseosas contienen altos niveles de ácido fosfórico (un ingrediente común en los productos de eliminación de óxido comprados en tiendas) que se puede usar para sumergir tuercas y tornillos oxidados o incluso terminales de batería corroídas, se debe retirar bien la Coca-Cola del metal ya que por la cantidad de azúcar que contiene se puede poner pegajoso.

Del suelo:

Usando los mismos ingredientes caseros que usamos anteriormente para las telas, pero ahora agregándolos directamente en el suelo y dejando actuar por más tiempo que en el caso de las telas o el metal.

Si después de usar estos ingredientes la mancha aún no sale o no se obtienen los resultados deseados puede repetir el procedimiento o acudir a productos comerciales específicos para estos casos.

 

Compartir

  • Si te gustó el contenido no dejes de compartirlo en redes sociales

 

BUSCADOR